El guardian de tus monedas

Monedero hecho con telas

Hacía tiempo que quería hacer un personaje para el blog, pero no sabía que utilidad darle. Unos días más tarde, se me rompió el bolsillo del pantalón y todas mis monedas se me cayeron por toda la calle 🙁 .

No tenía un lugar para mis monedas y quería hacer un personaje… espera, monedas + personaje = ¡¡¡Monedero!!!. Si, se me iluminó la bombilla de la creatividad 😀 . Me dije ¿por qué no hago un monedero con forma de un personaje?. Dicho y hecho 😀 . Aquí tenéis a mi guardián que protegerá mis monedas sin que nadie sepa que las tiene escondidas en su gorro 😉 . ¿Queréis tener un guardián?. esto es lo que necesitareis:

MATERIALES

  • 4 telas que combinen entre sí.
  • Entretela.
  • 1 cremallera pequeña.
  • Cordón negro.
  • Cinta de bies.
  • 1 pompom de lana.
  • Papel calco (opcional).
  • Un lápiz o un marcador.
  • Pegamento para tela.
  • Punzones.
  • Tijeras.
  • Máquina de coser.
  • Plancha.

ESTRUCTURA

Antes de empezar es necesario estructurar el personaje y estudiar su “esqueleto” para poder entender lo que tenemos que hacer.

El personaje cuenta con 2 partes, una exterior y una interior:

La parte exterior ( la tela que vemos)  consta de 2 caras, la cara delantera (donde está la cremallera, la cara del personaje, los brazos, etc.) y una cara trasera (la espalda del personaje). La cara delantera, servirá de réplica de la cara trasera a la hora de copiarla en la tela para ser cortada, por lo que es necesario empezar por la parte delantera primero.

La parte interior  es la tela que no vemos y que servirá para albergar las monedas, para entendernos lo que será el forro del monedero.

A lo mejor parece un poco lioso, pero poco a poco verás que es sencillo, no te preocupes 😉 .

PROCEDIMIENTO

Lo primero que tenemos que hacer es imprimir el patrón de la aplicación y una vez hecho, lo calcamos en la entretela usando papel calco. Tenemos que dejar bastante separación entre las figuras del patrón, de tal manera que nos permita tener alrededor de cada una un margen de 0,5 cm.

La entretela que estamos usando es la que se usa en las aplicaciones de patchwork, por un lado tiene el pegamento y por el otro es como un papel suave.

Opción 2: Si no quieres/puedes usar papel calco puedes recortar las piezas impresas y calcar su silueta poniéndolas encima de la entretela.

piezas calcadas en entretela

Cuando las tengamos calcadas, las recortamos con un margen como mínimo de unos 5 milímetros (excepto el cuadrado pequeño y el triángulo pequeño que se recortarán por la línea) y fijamos con la plancha en las telas elegidas, sin vapor. Recuerda que se hace sobre el revés de la tela que usamos.

Fijación por calor de la friselina a la tela

La pieza del gorro (La más grande) y la de la cara (la semicircular) tienen su parte homónima en el interior del monedero. Usamos estas dos piezas como molde para calcarlas en el revés de la tela del forro y las recortamos.

Piezas exteriores e interiores cortadas

Ahora uniremos las piezas a la cremallera. Haremos para ello un sandwich en el que la cremallera está en medio, debajo estará el forro por el derecho y encima de la cremallera estará la pieza principal del revés. Es difícil de explicar, es mejor que os fijéis en la foto de abajo.

Es importante que las telas estén bien alineadas entre sí y que se sitúen al borde de la cremallera. Nos ayudaremos de alfileres para sujetar bien las telas y que no se nos muevan. Coseremos ahora con el pie de cremalleras, dejando unos milímetros de separación para que podamos deslizar el carro de la cremallera con facilidad.

Preparación para coser pieza a cremallera

Ya tenemos la parte del gorro unida a la cremallera. Ahora repetiremos el mismo proceso con la parte de la cara, asegurándonos de que el gorro y la cara estén bien alineadas entre sí.

A continuación coseremos con una puntada de zigzag todo el contorno de nuestro “guardián” 🙂 . Esto servirá para unir el forro a la tela principal y que quede mejor rematado el monedero.

Consejo: Ayúdate de alfileres para que queden bien alineadas las telas exteriores e interiores.

Vista exteriro de las piezas cosidas a la cremallera y la tela interior

Con esto tenemos, toda la parte delantera casi terminada, a falta de las decoraciones. Ahora toca hacer casi lo mismo, pero por la parte trasera del personaje.

¿Recordáis lo que dije en la estructura de que teníamos que tener la parte delantera hecha? Pues bien, ahora usaremos como molde la parte delantera para hacer la trasera.

Para ello calcamos la parte correspondiente al gorro sobre la entretela hasta llegar por debajo de la cremallera, y lo mismo con la parte de la cara.

Recortamos la entretela siguiendo la línea (en este caso no necesitamos ya el margen) y planchamos la entretela sobre la tela. A continuación enfrentamos los derechos y cosemos por la parte recta.

Parte trasera cosida

Abrimos las costuras y las planchamos bien para que queden bien asentadas. Comprobamos que coincide bien con la parte delantera del monedero, si no es así la igualamos.

costuras abiertas parte trasera

Calcamos esta pieza sobre la tela de forro y la recortamos. Después enfrentamos los reveses de las telas y cosemos todo el contorno con un zigzag.

Parte trasera zigzag

Ya hemos terminado la estructura del monedero 🙂 . A continuación vamos a hacer las decoraciones, empezando por el pelo del “guardián”.

Teníamos ya planchada la entretela en el revés de la tela elegida. Calcamos y recortamos la pieza en otro trozo de tela. Enfrentamos los derechos y cosemos por dos de los lados, dejando el lado recto sin coser. Cortaremos los picos como en la foto:

Pelo guardián cosido por dos lados

Doblamos el lado que no hemos cosido por la línea con el dedo para que se quede marcada la tela. Hacemos lo mismo con el otro lado.

Damos la vuelta a la pieza. Doblamos de nuevo por la doblez que hemos marcado antes y cosemos con la máquina de coser esta esquina.

Triángulo cosido del pelo

Hacemos lo mismo con el otro triángulo del pelo. Una vez tengamos los dos hechos cogemos un trozo del bies un poco más largo que el ancho de nuestro muñeco, lo doblamos por la mitad y situamos los dos triángulos dentro (nosotros hemos dejado 1 cm de separación entre ellos). Lo hilvanaremos.

Bieses hilvanados

Usaremos otro trocito de bies del mismo tamaño que el anterior, que doblaremos por la mitad y lo hilvanaremos también.

Coseremos estos dos bieses a ambos lados de la cremallera. Quedará como se puede observar en la siguiente imagen:

bies colocado parte delantera

Para la parte trasera haremos lo mismo. Usaremos dos bieses del mismo color, pero en este caso meteremos una tira de tela en medio de ambos. En nuestro caso hemos usado una de 2 cm de alto, pero vosotros tendréis que ajustaros a lo que os mida el espacio que ocupan los bieses de la parte delantera.

Hilvanamos los bieses y nos aseguramos que están situados en el mismo lugar que están puestos en la otra cara del monedero y que tienen el mismo ancho. Una vez seguros los cosemos.

Parte trasera con los bieses

La parte trasera del monedero está terminada, quedan los últimos adornos: las pequeñas aplicaciones de patchwork y el pompom.

Las aplicaciones son muy sencillas, en el blog ya hemos hecho varias. Teníamos al principio el cuadradito y el triángulo pequeño calcados en la entretela.

Si no los has hecho antes, recórtalos ahora siguiendo la línea y plánchalos sobre el revés de la tela elegida. Cortaremos ahora la tela dejando unos milímetros alrededor de las figuras.

En el rectángulo haremos unos pequeños cortes en las esquinas para facilitarnos doblar mejor la tela. Pondremos pegamento para tela y pegaremos los lados ayudándonos con los punzones y empujando la tela hacia el centro del rectángulo.

aplicación patchwork

aplicación ya pegada

Coseremos la aplicación sobre el gorro con punto escondido todo alrededor para sujetarlo bien. Cuando terminemos con hilo de bordar haremos unas líneas para que parezca que lleva un pequeño parche en el gorro.

Puntada escondida aplicación patchwork

Para hacer el diente seguiremos los mismos pasos que hemos hecho con el parche anterior y bordaremos la boca de nuestro “guardián”.

Para las manos usaremos un cordón negro, que hilvanaremos a los lados del muñequito. Haremos un nudo en el extremo final y para que no se nos deshaga el cordón quemaremos la punta con un mechero.

Manos hilvanadas

Vamos a cerrar el monedero 🙂 . Enfrenta las caras principales y sujétalas con alfileres para que no se muevan. Presta especial atención en que las manos queden por dentro y dobla hacia adentro el pelo para que no nos moleste a la hora de coser el borde.

Costura trasera

Empezaremos a coser por la cremallera. La dejamos un poco abierta para que no nos moleste y le damos varias pasadas con la máquina de coser para asegurarla. Una vez fijada la abrimos hasta casi el final y continuamos cosiendo, insistiendo en las manos y el otro extremo de la cremallera.

Cuando hayamos terminado le daremos la vuelta al monedero y colocaremos el pompom. Nosotros lo hemos cosido por la parte de atrás, dándole bastantes puntadas para fijarlo. Una vez terminado de coser hemos cortado el hilo sobrante y listo 🙂 .

Coser el pompom

Pues ya tenemos terminado nuestro personaje. Ya podéis atiborrarlo a monedas 😛 .

Monedero terminado

Si hacéis este monedero nos encantaría ver cómo os ha quedado, la podéis subir vosotros mismos en nuestra página de facebook o enviárnosla a info@elblogdeavispatch.com.

Que paséis un buen fin de semana y ahorrar monedas 😀 .

Álvaro


Política de comentarios

Los comentarios no se publicarán inmediatamente. Primero serán revisados para evitar contenido promocional u ofensivo. Si son aprobados se publicarán lo antes posible. Gracias por tu paciencia.

Tu correo electrónico no será publicado, utilizado para cualquier tipo de promoción, ni cedido a terceras personas. Las casillas necesarias para enviar el comentario están marcadas por *.

Deja un comentario